Hace falta coraje para esto, pero, si te animás, podrás disfrutar de vistas magníficas y emociones intensas. Descubrí dónde se puede hacer esta actividad en los Andes de Mendoza.